El manifiesto del desacoplamiento: Trazando la siguiente fase del viaje de las criptomonedas

Las narrativas que han impulsado a las criptomonedas a su estatus actual han alcanzado los límites de su influencia. Es hora de replantearse cómo presentar las criptomonedas a una sociedad más amplia.

Un nuevo sistema financiero; un sector financiero más democratizado, incluso más inclusivo; el futuro de Internet: el ecosistema de las criptomonedas ha sido descrito como todo esto. Sin embargo, como demuestra la correlación inherente de los activos digitales con el Nasdaq 100, la mayoría de la gente no logra conceptualizar la cadena de bloques como algo más que una extensión de la economía tecnológica tradicional. Aunque los defensores de la cadena de bloques alaban sus virtudes y su potencial, no han sido capaces de presentar un argumento completo sobre la cadena de bloques a la gente de a pie.

Muchos cripto nativos anticipan “”el desacoplamiento”, en el que los activos digitales se independizan financieramente de las acciones tecnológicas tradicionales. Pero sin un plan de acción claro sobre cómo diferenciar la criptotecnología descentralizada, la independencia de la industria no se hará realidad. Los que creemos en la promesa a largo plazo de la tecnología blockchain tenemos que replantearnos por completo cómo presentarla a la sociedad en general.

¿Qué es “el desacoplamiento”?

El libro blanco de Bitcoin (BTC) -publicado hace 14 años- mostraba, en su esencia, la ambición de construir un mundo de pagos descentralizados y sin permisos. Hasta la fecha, este objetivo ha avanzado parcialmente con desarrollos como la adopción nacional de Bitcoin en El Salvador.

Sin embargo, el ecosistema de las criptomonedas no ha suplantado a las finanzas tradicionales. De hecho, se ha integrado en ellas. En la CNBC se oye hablar de la última institución tradicional que entra en el espacio de las criptomonedas, y se ven gráficos minuto a minuto de la evolución de los precios de las criptomonedas junto a modelos de los mercados de valores tradicionales. Es probable que no escuche a ningún comentarista de blockchain o líder de la industria hablar sobre la mejora de las transacciones financieras, la eliminación de las instituciones bancarias de terceros o cualquier otro elemento definitorio de la ética original de las criptomonedas.

El resultado de este amplio cambio de propósito y percepción es que las criptomonedas -a pesar de haber sido establecidas para disminuir la dependencia de las finanzas tradicionales- crecen y decrecen con los movimientos y comportamientos de la economía tradicional. Evidentemente, los memos de las reuniones de la Fed y las llamadas de ganancias trimestrales de Amazon tienen, en la actualidad, una influencia mucho mayor en el ecosistema cripto que cualquier cosa expuesta en el libro blanco de Satoshi Nakamoto.

CoinDrako Ads

Si las criptomonedas no pueden ser financieramente independientes de la industria financiera y técnica a la que pretenden sustituir, ¿cuál es el propósito de las criptomonedas? El desacoplamiento no es un lujo de la industria, sino un paso necesario para su supervivencia.

¿Cómo se desacoplan las criptomonedas?

La comunidad en general debe reconocer dos cosas. En primer lugar, no se puede desear el camino hacia una nueva realidad financiera; el desacoplamiento no se producirá sólo porque nosotros lo queramos. En segundo lugar, se dice que la locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes. Las narrativas que han llevado a las criptomonedas a su estatus actual han alcanzado los límites de su influencia; continuar con la misma estrategia sólo perpetuará el estancamiento.

Para desacoplarse por completo, propongo tres grandes pasos:

Nosotros, en la criptocomunidad, hacemos que la tecnología blockchain y las narrativas sean más accesibles;
Nos centramos en casos de uso con efectos tangibles en el mundo real; y
Enfatizamos la clara yuxtaposición entre las criptomonedas y sus alternativas.

Tecnología y narrativas de blockchain accesibles

La jerga es la antítesis de la accesibilidad. El lenguaje técnicamente complejo puede ser un pilar en los círculos de la informática pero, para la mayoría de la población, términos como pruebas de conocimiento cero y protocolo de interoperabilidad de capa 2, bien podrían ser latín. Irónicamente, para que la cadena de bloques se desacopla de la tecnología, la experiencia de su uso tiene que ser más parecida a la de Meta.

Diga lo que quiera de Facebook y sus productos hermanos, pero no puede negar que se han convertido en indispensables para los adolescentes y en adictivos para los abuelos: para que las criptomonedas mantengan un crecimiento a largo plazo, deben emular este modelo construido en torno a la accesibilidad. Nadie que se relacione con Facebook se ve obligado a comprender los entresijos de sus algoritmos básicos. Sólo tienen que escribir y desplazarse. Este debe ser el nivel de intuición necesario para interactuar con las criptomonedas. Las criptomonedas no pueden pertenecer exclusivamente a los nerds de la informática, sino que tienen que ser un caso para toda la sociedad.

Casos de uso con efectos tangibles en el mundo real

La comunidad de criptomonedas debe decidir si la cadena de bloques es una herramienta para todos los usos, o un maestro de algunos. Aunque muchos presentan la cadena de bloques como una tecnología universal capaz de transformar sectores enteros, hay pocas pruebas de que la cadena de bloques por sí sola sea la solución a todos nuestros problemas actuales. Al menos a corto plazo, es mejor centrarse en crear un cambio transformador en el mundo real en unos pocos sectores clave en lugar de perseguir una multitud de aplicaciones teóricas, aún no realizadas.

Los casos de uso con el máximo potencial son los que están en el centro del libro blanco de Nakamoto, los más fundacionales para los cripto nativos: un sistema monetario inmune a la interferencia del gobierno, un sistema financiero transfronterizo accesible al 99% y un mecanismo de propiedad novedoso capaz de dar a la gente la propiedad sobre la infraestructura financiera. El resto es ruido.

Yuxtaponiendo blockchain con sus alternativas

La razón por la que me metí en el espacio cripto es sencilla: Tiene un potencial inigualable para mejorar aspectos específicos, aunque críticos, de nuestro sistema financiero. La visión expuesta en el libro blanco de Nakamoto -forjada en medio de una crisis financiera sin precedentes- pintaba un panorama de una sociedad económicamente empoderada. Mientras la avaricia de los grandes bancos creaba el caos financiero, Nakamoto describía un mundo en el que las personas serían, de hecho, sus propios banqueros. Utilizando la novedosa tecnología de la cadena de bloques, las transferencias transfronterizas podrían ser totalmente sin fricción. La privacidad financiera podría proteger los ahorros de las personas vulnerables frente a las grandes empresas y los gobiernos autocráticos. La oferta intrínsecamente limitada de las criptomonedas podría protegerlas de las políticas inflacionistas económicamente corrosivas.

Estos principios básicos son fundamentales en los orígenes de blockchain y son necesarios para asegurar su futuro. Ya estamos viendo estos principios en acción. En El Salvador, la institucionalización de Bitcoin está permitiendo a los trabajadores migrantes enviar y recibir fondos sin las onerosas tasas de transferencia. En Ucrania, hemos visto cómo las donaciones humanitarias fluyen en el país a través de blockchain más rápido que la ayuda estatal oficial. Aunque la historia de las criptomonedas dista mucho de ser perfecta, este tipo de casos de uso nos recuerdan continuamente cómo las criptomonedas pueden aumentar el poder económico de los históricamente desfavorecidos.

Roma no se construyó en un día; blockchain es todavía una industria incipiente que apenas entra en su adolescencia. Tiene tiempo para desarrollar su potencial. Sin embargo, la incapacidad de promover eficazmente sus méritos fundamentales significará un continuo “acoplamiento” a las industrias del statu quo. Si no se desacopla, el espíritu fundacional de las criptomonedas se verá ahogado por la volatilidad tecnológica, la geopolítica y los interminables y tibios comentarios de los tertulianos de la CNBC.

Para salvar a las criptomonedas de este destino, necesitamos redoblar lo que las hizo revolucionarias en primer lugar.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Dennis Jarvis es un ejecutivo consumado al que le apasiona crear equipos estelares de personas y promover la libertad económica a través de la adopción de la criptomoneda. Aporta años de experiencia en sus anteriores puestos de gestión global en Apple y Rakuten, así como en la startup de blockchain Orb. Dennis se unió a Bitcoin.com en 2018 como Jefe de Producto, y se convirtió en CEO de Bitcoin.com en 2020.

Las narrativas que han impulsado a las criptomonedas a su estatus actual han alcanzado los límites de su influencia. Es hora de replantearse cómo presentar las criptomonedas a una sociedad más amplia.

Un nuevo sistema financiero; un sector financiero más democratizado, incluso más inclusivo; el futuro de Internet: el ecosistema de las criptomonedas ha sido descrito como todo esto. Sin embargo, como demuestra la correlación inherente de los activos digitales con el Nasdaq 100, la mayoría de la gente no logra conceptualizar la cadena de bloques como algo más que una extensión de la economía tecnológica tradicional. Aunque los defensores de la cadena de bloques alaban sus virtudes y su potencial, no han sido capaces de presentar un argumento completo sobre la cadena de bloques a la gente de a pie.
Muchos cripto nativos anticipan “”el desacoplamiento”, en el que los activos digitales se independizan financieramente de las acciones tecnológicas tradicionales. Pero sin un plan de acción claro sobre cómo diferenciar la criptotecnología descentralizada, la independencia de la industria no se hará realidad. Los que creemos en la promesa a largo plazo de la tecnología blockchain tenemos que replantearnos por completo cómo presentarla a la sociedad en general.
¿Qué es “el desacoplamiento”?
El libro blanco de Bitcoin (BTC) -publicado hace 14 años- mostraba, en su esencia, la ambición de construir un mundo de pagos descentralizados y sin permisos. Hasta la fecha, este objetivo ha avanzado parcialmente con desarrollos como la adopción nacional de Bitcoin en El Salvador.
Sin embargo, el ecosistema de las criptomonedas no ha suplantado a las finanzas tradicionales. De hecho, se ha integrado en ellas. En la CNBC se oye hablar de la última institución tradicional que entra en el espacio de las criptomonedas, y se ven gráficos minuto a minuto de la evolución de los precios de las criptomonedas junto a modelos de los mercados de valores tradicionales. Es probable que no escuche a ningún comentarista de blockchain o líder de la industria hablar sobre la mejora de las transacciones financieras, la eliminación de las instituciones bancarias de terceros o cualquier otro elemento definitorio de la ética original de las criptomonedas.
El resultado de este amplio cambio de propósito y percepción es que las criptomonedas -a pesar de haber sido establecidas para disminuir la dependencia de las finanzas tradicionales- crecen y decrecen con los movimientos y comportamientos de la economía tradicional. Evidentemente, los memos de las reuniones de la Fed y las llamadas de ganancias trimestrales de Amazon tienen, en la actualidad, una influencia mucho mayor en el ecosistema cripto que cualquier cosa expuesta en el libro blanco de Satoshi Nakamoto.
Si las criptomonedas no pueden ser financieramente independientes de la industria financiera y técnica a la que pretenden sustituir, ¿cuál es el propósito de las criptomonedas? El desacoplamiento no es un lujo de la industria, sino un paso necesario para su supervivencia.
¿Cómo se desacoplan las criptomonedas?
La comunidad en general debe reconocer dos cosas. En primer lugar, no se puede desear el camino hacia una nueva realidad financiera; el desacoplamiento no se producirá sólo porque nosotros lo queramos. En segundo lugar, se dice que la locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes. Las narrativas que han llevado a las criptomonedas a su estatus actual han alcanzado los límites de su influencia; continuar con la misma estrategia sólo perpetuará el estancamiento.
Para desacoplarse por completo, propongo tres grandes pasos:
Nosotros, en la criptocomunidad, hacemos que la tecnología blockchain y las narrativas sean más accesibles;
Nos centramos en casos de uso con efectos tangibles en el mundo real; y
Enfatizamos la clara yuxtaposición entre las criptomonedas y sus alternativas.
Tecnología y narrativas de blockchain accesibles
La jerga es la antítesis de la accesibilidad. El lenguaje técnicamente complejo puede ser un pilar en los círculos de la informática pero, para la mayoría de la población, términos como pruebas de conocimiento cero y protocolo de interoperabilidad de capa 2, bien podrían ser latín. Irónicamente, para que la cadena de bloques se desacopla de la tecnología, la experiencia de su uso tiene que ser más parecida a la de Meta.
Diga lo que quiera de Facebook y sus productos hermanos, pero no puede negar que se han convertido en indispensables para los adolescentes y en adictivos para los abuelos: para que las criptomonedas mantengan un crecimiento a largo plazo, deben emular este modelo construido en torno a la accesibilidad. Nadie que se relacione con Facebook se ve obligado a comprender los entresijos de sus algoritmos básicos. Sólo tienen que escribir y desplazarse. Este debe ser el nivel de intuición necesario para interactuar con las criptomonedas. Las criptomonedas no pueden pertenecer exclusivamente a los nerds de la informática, sino que tienen que ser un caso para toda la sociedad.
Casos de uso con efectos tangibles en el mundo real
La comunidad de criptomonedas debe decidir si la cadena de bloques es una herramienta para todos los usos, o un maestro de algunos. Aunque muchos presentan la cadena de bloques como una tecnología universal capaz de transformar sectores enteros, hay pocas pruebas de que la cadena de bloques por sí sola sea la solución a todos nuestros problemas actuales. Al menos a corto plazo, es mejor centrarse en crear un cambio transformador en el mundo real en unos pocos sectores clave en lugar de perseguir una multitud de aplicaciones teóricas, aún no realizadas.
Los casos de uso con el máximo potencial son los que están en el centro del libro blanco de Nakamoto, los más fundacionales para los cripto nativos: un sistema monetario inmune a la interferencia del gobierno, un sistema financiero transfronterizo accesible al 99% y un mecanismo de propiedad novedoso capaz de dar a la gente la propiedad sobre la infraestructura financiera. El resto es ruido.
Yuxtaponiendo blockchain con sus alternativas
La razón por la que me metí en el espacio cripto es sencilla: Tiene un potencial inigualable para mejorar aspectos específicos, aunque críticos, de nuestro sistema financiero. La visión expuesta en el libro blanco de Nakamoto -forjada en medio de una crisis financiera sin precedentes- pintaba un panorama de una sociedad económicamente empoderada. Mientras la avaricia de los grandes bancos creaba el caos financiero, Nakamoto describía un mundo en el que las personas serían, de hecho, sus propios banqueros. Utilizando la novedosa tecnología de la cadena de bloques, las transferencias transfronterizas podrían ser totalmente sin fricción. La privacidad financiera podría proteger los ahorros de las personas vulnerables frente a las grandes empresas y los gobiernos autocráticos. La oferta intrínsecamente limitada de las criptomonedas podría protegerlas de las políticas inflacionistas económicamente corrosivas.
Estos principios básicos son fundamentales en los orígenes de blockchain y son necesarios para asegurar su futuro. Ya estamos viendo estos principios en acción. En El Salvador, la institucionalización de Bitcoin está permitiendo a los trabajadores migrantes enviar y recibir fondos sin las onerosas tasas de transferencia. En Ucrania, hemos visto cómo las donaciones humanitarias fluyen en el país a través de blockchain más rápido que la ayuda estatal oficial. Aunque la historia de las criptomonedas dista mucho de ser perfecta, este tipo de casos de uso nos recuerdan continuamente cómo las criptomonedas pueden aumentar el poder económico de los históricamente desfavorecidos.
Roma no se construyó en un día; blockchain es todavía una industria incipiente que apenas entra en su adolescencia. Tiene tiempo para desarrollar su potencial. Sin embargo, la incapacidad de promover eficazmente sus méritos fundamentales significará un continuo “acoplamiento” a las industrias del statu quo. Si no se desacopla, el espíritu fundacional de las criptomonedas se verá ahogado por la volatilidad tecnológica, la geopolítica y los interminables y tibios comentarios de los tertulianos de la CNBC.
Para salvar a las criptomonedas de este destino, necesitamos redoblar lo que las hizo revolucionarias en primer lugar.
Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.
Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Dennis Jarvis es un ejecutivo consumado al que le apasiona crear equipos estelares de personas y promover la libertad económica a través de la adopción de la criptomoneda. Aporta años de experiencia en sus anteriores puestos de gestión global en Apple y Rakuten, así como en la startup de blockchain Orb. Dennis se unió a Bitcoin.com en 2018 como Jefe de Producto, y se convirtió en CEO de Bitcoin.com en 2020.



rocket scroll to top coindrako